JANO.es · 31 Marzo 2011

Varios estudios científicos confirman que la cantidad de café ingerida es directamente proporcional a la probabilidad de desarrollar esta patología.

El consumo de más de tres tazas de café al día aumenta el riesgo de desarrollar artritis reumatoide, según han puesto de manifiesto varios estudios científicos. “Además, la cantidad ingerida es directamente proporcional al incremento del riesgo y de la gravedad de esta enfermedad.

De este modo, cuanto más café se tome, mayor es la probabilidad de desarrollar esta patología, que en la actualidad afecta a unas 250.000 personas en España”, explica el Dr. Antonio Naranjo, del Servicio de Reumatología del Hospital Universitario de Gran Canaria Doctor Negrín.

La artritis reumatoide viene determinada por factores genéticos y factores ambientales. “Hasta el 4% de los casos de artritis reumatoide tiene un familiar de primer grado con la enfermedad, cifra que puede llegar al 15% en el caso de gemelos idénticos. Los genes que están implicados son múltiples, si bien los que están más estrechamente relacionados son menos de una decena. Por otra parte, los factores ambientales más conocidos son el tabaco y, en menor medida, el café”, añade el doctor Naranjo.

En este sentido, a juicio del experto, se ha demostrado la relación de la ingesta excesiva de café con la presencia de un determinado tipo de anticuerpos (antiproteínas citrulinadas -CCP positivo- o factor reumatoideo -FR positivo-) en los pacientes con artritis reumatoide. Estos anticuerpos aparecen casi exclusivamente en los afectados y se asocian al desarrollo de lesiones articulares y, por tanto, a un estado de la enfermedad más grave.

Sin embargo, añade, tomar café de forma “moderada” (una o dos tazas al día) no parece que incremente este riesgo, ni tampoco que empeore la dolencia una vez que se ha diagnosticado. Asimismo, respecto al café descafeinado no hay datos concluyentes.

En opinión del doctor Naranjo, las causas de esta relación son desconocidas, “aunque se cree que está relacionado con alguno de los componentes del café sin que se conozca cuál de ellos, ni si es una sustancia que puede ser filtrada o si aparece sólo tras el tueste. El grano de café contiene más de 800 sustancias químicas, siendo la cafeína una de ellas. Además, incluye ácidos con propiedades antioxidantes y también se producen aceites aromáticos en el proceso de tueste, etc. De hecho, la composición química del café varía con el grado de tueste.”

La dieta mediterránea, la mejor aliada

Los pacientes con artritis reumatoide también tienen un mayor riesgo de desarrollar enfermedad cardiovascular, como infarto de miocardio y accidente cerebrovascular, por lo que los expertos aconsejan llevar una vida sana: practicar ejercicio físico (al menos caminar 3-4 días por semana) y mantener una dieta mediterránea rica en legumbres, verduras, frutas, aceite de oliva y pescado. De hecho, en los países del sur de Europa -incluido España- la prevalencia y la gravedad de la artritis reumatoide es menor que en el norte del continente y esto se atribuye, en parte, a la dieta mediterránea.

Salvo en casos excepcionales, no hay ninguna dieta aparte de la mediterránea que modifique el curso de la artritis reumatoide. “Sin embargo, es evidente que la obesidad supone una carga adicional para las articulaciones de las caderas, rodillas y pies; por lo que es recomendable adelgazar y evitar el sobrepeso en estos casos”, explica el Dr. Naranjo

Deja un comentario