Déjame que hable de tí:

Quieres adelgazar o sólo perder “barriguca” que no se va ni con ejercicio.

Te sientes hinchada/o

Te sientes cansado/a

Tienes una tiroides lenta o lo sospechas

Se está afectando tu estado de ánimo

Tienes mucha ansiedad

Siempre tienes hambre, o al contrario, comes muy poco

No tienes horarios para comer, ni programas tus menús.

No te gustan las verduras y/o comes demasiado pan.

Estás harta/o de hacer dietas, de bajar peso y volverlo a recuperar o sencillamente no bajar

Estás harto/a de que se metan con tu sobrepeso, con tu barriga, con lo que comes y con que hagas ejercicio.

Tu analítica indica que tienes problemas de hígado graso y quizás riesgo cardiovascular.

Siempre fuiste gordita/o o al contrario, fuiste un niño/a muy delgado y engordaste de adulto a raíz de un embarazo o con la menopausia o por dejar de fumar…

Si tienes alguna duda, solicita una cita informativa gratuita llamando al 984106709

– “No me hace falta, quiero una cita para hacer mi historia clínica personalizada”.

O de tí:

No te encuentras bien y últimamente muchos alimentos te sientan mal y se te hincha el abdomen o haces malas digestiones.

Estás siempre cansado/a, abotargado, como intoxicado.

Puede que estés tomando varios medicamentos o remedios naturales

Padeces de estreñimiento o alternas el estreñimiento con normal o blando

Tienes muchísimos gases

Quizás también te duele la cabeza y/o las articulaciones o tienes dolores musculares..

¿Te rechinan los dientes o llevas una férula para dormir porque tienes bruxismo?

Tienes piel atópica y reseca. Muchas veces picores.

A lo mejor sueles tener la nariz taponada

¿Has padecido o padeces de candidiasis vaginal o cistitis o catarros?

Te han hecho muchas pruebas como gastroscopia, la prueba del aliento, ecografía y analíticas pero no te encuentran nada y te han dicho que no eres celíaco.

Quizás te han diagnosticado un problema autoinmune?

¿Tuviste muchos problemas de catarros, otitis e infecciones en la infancia? ¿tomaste muchos antibióticos?

Un desequilibrio en tu flora bacteriana intestinal y tu predisposición genética, tienen mucho que ver con tus problemas.  Una detallada historia clínica para ir a la raíz del problema, seguido de algunos cambios en la dieta, micronutrición adecuada y otras medidas, pueden ayudarte a mejorar.