Comida grasienta

Comida grasienta

Un estudio sueco comprueba que los glóbulos blancos de ratones sometidos a una dieta alta en grasa de cerdo tienen menos capacidad para atacar a las bacterias.

El consumo habitual de comida grasienta puede debilitar el sistema inmunitario, según muestran los resultados de un estudio realizado por investigadores de la Universidad de Gotemburgo (Suecia).

Sometieron a ratones a una dieta basada en grasa de cerdo durante un largo periodo de tiempo y observaron que la capacidad de los glóbulos blancos para atacar a las bacterias disminuyó. Además, observaron que un 60% de las calorías de estos ratones provenían de la grasa, en comparación con el 10% de calorías de aquellos que no siguieron esta dieta.

La responsable de la investigación, la doctorando Louise Strandberg, señaló que “la obesidad está asociada habitualmente a una inflamación que no proviene de una infección, lo que simplemente significa que las defensas inmunitarias se activan de forma innecesaria. Irónicamente, los ratones con una dieta rica en grasas tienen un sistema inmunitario menos activo cuando realmente lo necesitan”, subrayó.

Además, añadió que las personas obesas tienen un mayor riesgo de padecer una infección, por ejemplo en una operación. “En ratones, el estudio muestra que es la comida grasienta y no la obesidad misma la que afecta a la habilidad para combatir la sepsis causada por las bacterias”, declara la investigadora.

Deja un comentario