Actualmente se realizan estudios del DNA en laboratorios especializados con muestras de saliva o sangre, capaces de predecir la predisposición genética a padecer este tipo de cáncer. Incluso existe la posibilidad de realizar estudios de marcadores en sangre para su detección precoz

Según los especialistas, los programas de cribado deben realizarse a toda la población entre 50 y 69 años y recuerdan que más del 70% de los tumores detectados en estos programas están poco avanzados y son todavía curables.

Cada año fallecen en España cerca de 14.000 personas con cáncer colorrectal, pero esta cifra sepodría reducir mediante la implantación de programas de cribado para su detección precoz, que permitirían salvar más de 3.600 vidas, al tiempo que también se ahorrarían recursos sanitarios.

Así lo han asegurado los participantes en la jornada “Cribado del cáncer de colon en España ¿es coste eficaz?”, organizada este miércoles por la Alianza para la Prevención del Cáncer de Colon, en la sede de la Asociación Española contra el Cáncer (Aecc).

Según ha destacado el Dr. Antoni Castells, del Servicio de Gastroenterología del Hospital Clínic de Barcelona, este tipo de programas de cribado deben realizarse a toda la población de entre 50 y 69 años y deben consistir en una primera exploración mediante un test inmunológico de sangre oculta en heces.

“Estos test tienen una enorme sensibilidad”, explica este especialista, si bien reconoce que los positivos detectados deben confirmarse en una colonoscopia posterior.

De hecho, hay estudios que demuestran que estas técnicas de diagnóstico permiten reducir la mortalidad entre un 15 y 30%, dependiendo de la intensidad del seguimiento a cada paciente (anualmente o cada dos años), ya que “más del 70% de los tumores detectados están poco avanzados y se pueden curar”.

Además, en la jornada han explicado que la implantación de un programa de cribado de este tipo es “asumible” por el sistema sanitario, ya que cada test cuesta alrededor de 2 euros, mientras que el tratamiento de un cáncer colorrectal puede superar los 27.000 euros por paciente.

Sin embargo, pese a estos datos de coste-eficacia, la coordinadora de la Red Nacional de Cribado de Cáncer Colorrectal, Lola Salas, lamenta que la implantación de estos programas en España esté yendo “un poco más lenta”, achacando este retraso a la crisis económica.

La primera comunidad en poner en marcha un programa de cribado fue Cataluña en 2000, a la que se han sumado progresivamente otras siete comunidades: Murcia, Comunidad Valenciana, Cantabria, País Vasco, Canarias, La Rioja y Castilla y León, aunque estas dos últimas todavía están con un proyecto piloto.

Además, Extremadura, Andalucía y Aragón ya han anunciado que su intención es iniciar un programa de detección precoz del cáncer colorrectal a lo largo de este año, por lo que sólo faltarían algunas regiones como Galicia, Castilla-La Mancha, Galicia, Madrid y Navarra, que ya han establecido grupos de trabajo para ponerlos en marcha cuanto antes.

De los programas de cribado ya en marcha, ha explicado Salas, Cantabria es la comunidad que ha cubierto a un mayor porcentaje de la cohorte seleccionada (hombres y mujeres de entre 50 y 69 años), de hasta el 60%, mientras que en otras como Canarias, La Rioja o la Comunidad Valenciana se ha ofertado a uno de cada tres ciudadanos de este grupo de edad.

Sin embargo, y según datos de 2010, se estima que en torno a un 40% de estos ciudadanos han acudido a realizarse la prueba, si bien explica esta experta que son datos difíciles de cuantificar dado que a estas personas se les convoca por carta o a través del médico de Atención Primaria, pero a modo de invitación y no ofreciéndoles una cita para un día concreto.

El objetivo es ir incrementando progresivamente los niveles de cobertura y mejorar la concienciación de los ciudadanos sobre la importancia de participar en estas pruebas.

De hecho, una encuesta con más de mil personas de entre 50 y 69 años presentada por la responsable del Observatorio del Cáncer de la Aecc, Naiara Cambas, muestra que, pese a que más de la mitad tendría reparo en hacerse esta prueba, una vez explicados los beneficios comprueban que “hay más a favor de hacerlo que a que no”.

Entre las principales ventajas, hasta el 75% de los que están de acuerdo con establecer estos programas de cribado reconoce que “permite que te lo pillen a tiempo”.

La encuesta muestra además que existe “menos reparo” entre la población a la hora de hacerse esta prueba en comparación con la colonoscopia, una técnica que relacionan más con sentimientos de dolor, daño o miedo.

Webs Relacionadas

Alianza para la Prevención del Cáncer de Colon

 

Deja un comentario