Ha sido hallado por un grupo de investigadores que la falta de vitamina D podría estar relacionada con la aparición de ciertas enfermedades pulmonares autoinmunes, según se ha demostrado en una investigación de la Universidad de Cincinnati, en EEUU, segun la revista Chest.

Según Brent Kinder, director del Centro de Enfermedad Pulmonar Intersicticial de la Universidad de Cincinnati, está demostrado que las carencias de vitamina D afectan al desarrollo de otras enfermedades autoinmunes, como el lupus o la diabetes tipo 1. “Queríamos ver si no tener suficiente vitamina D se podría comprobar en pacientes diagnosticados de enfermedad pulmonar intersicticial autoinmune y si esta circunstancia está asociada con una reducción de la función pulmonar”, comenta Kinder.

Los pacientes con enfermedad pulmonar intersicticial autoinmune suelen descubrir primero que presentan una enfermedad de los tejidos conectivos indiferenciados, una patología inflamatoria crónica que afecta a múltiples sistemas orgánicos, pero que no se desarrolla lo suficiente para que los médicos puedan reconocerla fácilmente.

Entre las enfermedades de los tejidos conectivos se incluyen el lupus, esclerodermia, polimiositis, vasculitis y artritis reumatoide, entre otras. “Se trata de un grupo de enfermedades que, sobre todo, afectan al tejido de los pulmones, en lugar de a las vías respiratorias, como hace el asma o el enfisema. Causan cicatrices en los pulmones y son más difíciles de diagnosticar y tratar que otro tipo de enfermedades pulmonares, por lo que suelen ser fatales”, dice Kinder.

Estudio comparativo

Para averiguar si las deficiencias de vitamina D tienen impacto sobre los pulmones, este equipo de investigadores evaluó a 118 pacientes sacados de la base de datos del Centro UC especializado en estas patologías, de los que 67 presentaban enfermedades autoinmunes relacionadas con los tejidos conectivos y 51 con otras causas de fibrosis pulmonar. En ellos se vieron los niveles de vitamina D y después se analizó la asociación entre estos niveles y la situación de los pacientes.

En general, aquellos pacientes con enfermedades autoinmunes en los tejidos conectivos mostraban más probabilidades de tener carencias de vitamina D -52% contra 20%- e insuficiencia -79% contra 31%- que pacientes con otras formas de enfermedades pulmonares intersicticiales autoinmunes. En este mismo grupo de pacientes, los niveles bajos de vitamina D se presentaban fuertemente asociados con la reducción de la función pulmonar.

“Estos descubrimientos sugieren que existe una alta prevalencia de deficiencia de vitamina D en los pacientes con enfermedades pulmonares intersicticiales autoinmunes, sobre todo en aquellos con enfermedades de los tejidos conectivos”, señala Kinder, para quien “la vitamina D podría jugar un papel en el desarrollo de las enfermedades relacionadas con el tejido conectivo y en sus afectados”.

“Uno de los próximos pasos es averiguar si los suplementos de vitamina D pueden mejorar la función pulmonar de estos pacientes”, ha añadido, señalando que, si estos resultados se confirma y este suplemento resulta efectivo en ensayos clínicos, podría generarse un tratamiento más natural y barato para estas enfermedades.

Deja un comentario