NutriciónSalud

Un estudio del Instituto Karolinska, de Estocolmo, concluye que ésta y otras verduras contienen nitratos inorgánicos, que, tras entrar en contacto con las bacterias bucales producen óxido nítrico, compuesto que reduce la presión sanguínea.

 Los nitratos inorgánicos, presentes en verduras como las espinacas, producen óxido nítrico, que al entrar en contacto con las bacterias bucales tiene un efecto vasodilatador en las arterias.

Un equipo de investigadores del Instituto Karolinska de Estocolmo (Suecia) ha demostrado que los nitratos inorgánicos, presentes en verduras como las espinacas, producen óxido nítrico tras entrar en contacto con las bacterias bucales. Este óxido tiene un efecto vasodilatador en las arterias, lo que contribuye a la regulación de la presión arterial.

“Hasta hace poco se creía que los nitratos procedentes de la dieta eran sustancias potencialmente tóxicas, pero ahora, gracias a este estudio, se ha descubierto que no sólo no son perjudiciales, sino que pueden aportar un beneficio en el sistema vascular”, destaca la Dra. Regina Dalmau, miembro de la SEC y cardióloga de la Unidad de Rehabilitación Cardiaca del Hospital La Paz de Madrid.

El estudio se realizó en personas sanas, que consumieron tres veces a la semana pequeñas cantidades de espinacas, lo que correspondería a un plato. Tras realizarles un control, los investigadores observaron una notable disminución de la presión arterial.

 “Es importante destacar”, advierte la Dra. Dalmau, “que las personas que padecen hipertensión arterial deben seguir tomando su medicación de forma normal, ya que el consumo de espinacas no es un tratamiento, sino una medida de prevención. Lo que sí que es importante es mantener unos hábitos cardiosaludables, que incluyan el seguimiento de una dieta rica en frutas y verduras, la práctica de ejercicio y evitar hábitos nocivos como el tabaquismo”, advierte la doctora.

La hipertensión es la principal causa de morbimortalidad en el mundo y es el factor de riesgo cardiovascular más prevalente. En  España, son 11 millones de personas las que padecen esta enfermedad (47% de los hombres y 39% de las mujeres).

Consejos de la FEC para seguir una dieta cardiosaludable

  • Incluir numerosas frutas y verduras en la dieta.
  • Tomar cereales, especialmente integrales.
  • Elegir productos libres de grasa: aves sin piel ni grasa, carnes magras, pescados…
  • Tomar aceite de oliva, preferiblemente virgen.
  • Buscar un equilibrio entre el número de calorías que ingerimos cada día y la cantidad que utilizamos en nuestra actividad diaria, teniendo en cuenta el tipo de trabajo que desarrollamos y nuestro estilo de vida, pues si éste es sedentario, quemamos menos calorías.
  • Limitar el número de comidas con alimento cero y altas en calorías: bebidas gaseosas, golosinas, etc.
  • Reducir el consumo de productos con grasas hidrogenadas (están muy presentes en alimentos precocinados e industriales).
  • Moderar la ingesta de sal.
  • Controlar el número de bebidas alcohólicas que bebemos.

Fuente: JANO.es

Fundación Española del Corazón (FEC)

Deja un comentario