Es sumamente importante advertir, y sobre todo a mujeres embarazadas, que la suplementación con ácidos grasos omega 3 debe ser de alta calidad, es decir, libre de sustancias tóxicas y contaminantes del mar. No todos los concentrados de aceite de pescado que se venden como depurados, lo son debidamente. Es aconsejable consultar a su médico.

El consumo de ácidos grasos Omega 3 durante el embarazo protege al bebé contra determinadas enfermedades durante la primera infancia, según los resultados de un estudio llevado a cabo por un equipo de la Universidad de Emory, publicado hoy en la versión online de la revista Pediatrics.

A través del ensayo clínico, aleatorio placebo controlado, se siguió aproximadamente a 1.100 embarazadas y 900 niños en Méjico. Las mujeres recibieron un suplemento diario de 400mg de ácido docosahexaenoico (DHA)  o placebo, desde la semana 18 a la 22 de gestación. Según los resultados obtenidos, los niños cuyas madres había tomado suplemento de DHA sufrieron menos resfriados y enfermedades durante las primeras semanas de vida, y también hasta los tres y los seis meses de edad.

“Este estudio a gran escala demuestra la importancia de llevar una buena nutrición durante el embarazo. Nuestros hallazgos indican que las mujeres que toman 400 mg de DHA tienen más probabilidades de tener niños sanos”, explica la doctora Usha Ramakrishnan, profesora asociada del Departamento de Salud Global de la Facultad de Salud Pública de Emory.

Al mes de edad, los niños del grupo DHA redujeron su incidencia de síntomas del resfriado en un 25%, incluyendo una menor duración de las flemas, la tos y las sibilancias. A los tres meses, los bebés de este grupo pasaron un 14% menos de tiempo enfermos y, a los seis meses,  experimentaron una menor duración de la fiebre, la secreción nasal, la dificultad para respirar y los sarpullidos, aunque les duraron más los vómitos.

Ramakrishnan  y sus colegas detectaron que los bebés de madres primerizas que  tomaron 400mg de DHA durante el embarazo pesaron 100 gramos más al nacer y medían entre 3 y 4 cm más a los 18 meses que los del grupo control.

http://pediatrics.aappublications.org/

Deja un comentario