La combinación perfecta para quemar grasa consiste en una dieta balanceada baja en calorías y la práctica habitual de ejercicios aeróbicos para incrementar el gasto calórico, es aquí donde entra en juego la máquina elíptica.

Los movimientos de la bicicleta elíptica reproducen los desplazamientos de brazos y piernas durante la marcha o carrera pero sin el impacto a las articulaciones,

además de facilitar la tonificación de piernas y glúteos.

La elíptica proporciona un entrenamiento cardiovascular eficaz, combinando el movimiento de la parte superior e inferior del cuerpo en una posición vertical.

Fusiona la carrera, con el movimiento circular simulando el pedaleo, sin olvidarnos de los brazos simulando el remo; una coordinación entre brazos y piernas.

Estas máquinas reducen el riesgo de lesiones ya que reúnen las mejores cualidades potenciando los beneficios, suavizan el trabajo sobre las articulaciones de los tobillos, rodillas y lumbares sin renunciar al trabajo y al gasto de calorías.

Como usar la bicicleta elíptica:

Las piernas deben moverse con fluidez, el tronco debe permanecer erguido y equilibrado, los brazos se deben mover coordinadamente con soltura desde los hombros.

Estas máquinas están diseñadas de forma que podemos cambiar el sentido del movimiento hacia atrás, consiguiendo así ejercitar los músculos flexores de la rodilla, la parte posterior de los muslos, y realizando un trabajo de compensación muscular que ayudará a prevenir o mejorar lesiones.

El movimiento sobre la elíptica al principio te resultará raro y requiere un entrenamiento previo antes de sentirte totalmente cómodo sobre ella.

Es recomendable empezar con series cortas de 5 a 10 minutos e ir progresando hasta entrenar el tiempo y a la intensidad que consideres ideal para ti. Un tiempo adecuado puede ser 30 a 45 minutos.

En las fórmulas para lograr un cuerpo definido con abdominales marcados siempre está presente el ejercicio aeróbico para incrementar el gasto calórico y quemar

grasa, este tipo de ejercicios se puede realizar de múltiples maneras y la bicicleta elíptica es una estupenda opción.

La bicicleta elíptica permite trabajar tanto la capacidad respiratoria como la cardiovascular mientras se realiza un entrenamiento del cuerpo entero sin impactos, su uso es por excelencia muy útil para quemar grasas.

Reproduce de forma ideal el movimiento de la carrera y sin riesgos para las articulaciones. Esta aparato, entre la cinta de correr, el stepper y la bicicleta estática, propone un movimiento de pedaleo de forma elipsoidal, con un movimiento de brazos hacia adelante y atrás.

La máquina elíptica tiene un desplazamiento suave y agradable que influye tanto la parte baja como la parte superior del cuerpo, permitiendo trabajar hasta el 80% de

los músculos, según se seleccione uno u otro programa de entrenamiento.

Diversos modelos de bicicletas elípticas ofrecen la posibilidad de realizar ajustes del movimiento para adecuarse a la morfología de cada persona, o para

trabajar de diferente manera los músculos.

Además del movimiento de desplazamiento hacia delante, se puede optar por el movimiento hacia atrás para aumentar el esfuerzo en los glúteos y espalda baja; o sesiones donde se combinan estos movimientos con esfuerzos de empuje o tracción con los brazos, para trabajar los grupos musculares de brazos, pecho, hombros y espalda.

En conclusión, hacer ejercicios cardiovasculares con la bicicleta elíptica ayuda a alcanzar rápidamente los objetivos de puesta en forma, perdida de peso o para

mejorar la capacidad cardiovascular y respiratoria.

Deja un comentario