Noticias

“Después de Reyes” es la expresión típica que más se escucha todos los años después de Nochevieja y Año Nuevo cuando nos sentimos incómodos dentro de nuestra ropa, esa que antes nos quedaba suelta y bien; es cuando nos encontramos hinchados y abotargados por los excesos navideños y encima para colmo, ya han empezado las rebajas…
Pero todavía no, no es el momento de la dieta, el día de Reyes está a la vuelta de la esquina y debemos esperar por él, por el roscón de Reyes, nuestro último exceso al que no queremos renunciar. El roscón es como la traca final de estas fiestas.
Por eso, hasta después de Reyes no se empiezan ni dietas ni buenos propósitos. Y porque somos así y nunca vamos a cambiar…nos tendremos que aceptar tal cual y dejar las recomendaciones para más tarde.
Mis recomendaciones postnavideñas son las siguientes:
1º No dramatices. Evita las soluciones drásticas por tu cuenta. Vuelve suavemente a la normalidad y al equilibrio; deja que el tiempo haga su labor y que a tu páncreas se le pase el enfado.
2º Utiliza los alimentos como medicina. No comas cualquier cosa, come bien y
3º Haz 5 comidas ligeras al día, las 3 principales y 2 tentempiés. No te saltes comidas, pero tampoco picotees entre ellas.
4º Siéntate cada vez. Tómate tu tiempo.
5º Potencia el desayuno y contrólate en la cena
6º Reparte las proteínas diarias entre las 5 comidas, junto con los hidratos y las grasas, es decir, no hagas comidas de sólo hidratos, como por ejemplo: plato único de pasta acompañado de pan, vino y postre, muy fácil y muy barato, pero no lo más sano.
7º No hay más remedio, las verduras y frutas todos los días junto con el 2º plato de comida y cena. No te importe abusar del pescado
8º No bebas alcohol durante un tiempo, ya bebiste suficiente cava o sidra el gaitero.
9º De momento, olvídate del pan y de todo lo que lleve harina. Bueno, puedes tomarlo en el desayuno para acompañar al jamón o al huevo…que son los de las proteínas.
10º Los lamentos te hacen daño..controla lo que piensas y sobre todo lo que hablas y dominarás tus emociones: ¡Qué bien vas a encontrarte en febrero! …y todavía seguirán las rebajas…

Deja un comentario