JANO.es · 31 Enero 2011 15:36

Una investigación publicada en ‘Nature Neuroscience’ descubre cambios en el cerebro que relacionan déficits de omega 3 y depresión.

La relación entre los déficits de ácidos grasos poli-insaturados omega 3 (AGPO-3) y la aparición de trastornos depresivos no es nueva en el ámbito médico. Sin embargo, lo que no se conocía hasta el momento era el mecanismo cerebral por el cual la dieta podía condicionar, en cierta medida, la salud mental.

Una investigación realizada por científicos de Burdeos, Francia, y de la Facultad de Medicina y Odontología de la Universidad del País Vasco/Euskal Herriko Unibertsitatea (UPV/EHU), que se pública hoy enNature Neuroscience, ofrece nuevas claves para comprender este fenómeno.

Según explica la doctora Susana Mato, investigadora del departamento de Neurociencias de la Facultad de Medicina y Odontología de la UPV/EHU, “hemos constatado que en ratones que han sido sometidos a una dieta baja en ácidos grasos poli-insaturados omega-3 presentan niveles cerebrales de AGPO-3 reducidos, y este hecho se asocia a una alteración en el funcionamiento del sistema endocannabinoide”.

Más concretamente, la investigadora señala la constatación de “la existencia de un déficit en la señalización del receptor cannabinoide CB1 en la corteza prefrontal del cerebro. Esta proteína -el receptor cannabinoide CB1- se ha relacionado durante la última década, en varios estudios, con los trastornos depresivos”

.

Por su parte, el doctor Rafael Rodríguez-Puertas, investigador responsable del grupo de Neuroquímica y Neurodegeneración de la Facultad de Medicina y Odontología de la UPV/EHU apunta a que “ciertas formas de plasticidad sináptica que están mediadas por el sistema endocannabinoide cerebral desaparecen específicamente de algunas zonas del cerebro de los ratones con déficit de AGPO-3”.

Deja un comentario