Noticias

Un estudio establece una correspondencia entre la actitud negativa ante la vida y los accidentes cardiovasculares agudos.
Una actitud positiva ante la vida puede reducir el riesgo de sufrir un derrame cerebral, según un estudio publicado en la revista Stroke, del Journal of the American Heart Association.

El trabajo recaba los datos de 6.044 adultos mayores de 50 años, a los que se pidió que puntuaran su nivel de optimismo en una escala de 0 a 16. Cada aumento de un punto de optimismo correspondió a una disminución del 9% en el riesgo de accidente cerebrovascular agudo durante un período de dos años de seguimiento.

“Nuestro trabajo sugiere que las personas que esperan las mejores cosas de la vida toman medidas activas para mejorar su salud”, comenta Eric Kim, autor principal del estudio y estudiante de doctorado de psicología clínica en la Universidad de Michigan. Investigaciones anteriores habían probado que el optimismo estaba asociado con una mejor salud del corazón y un mejor funcionamiento del sistema inmunológico.

Este estudio es el primero en descubrir una correlación entre el optimismo y el accidente cerebrovascular. Otras investigaciones anteriores habían concluido que las emociones positivas temporales estaban relacionadas con un menor riesgo de esta clase de dolencias.

Stroke (2011); doi: 10.1161/​STROKEAHA.111.613448

Deja un comentario