Estas arrugas no molestan a todo el mundo pero a tí sí.

Siempre has tenido ese gesto y esa arruga vertical en el ceño, pero observas que ahora ya no se va y temes que se esté haciendo una cicatriz permanente. Además cuando sonríes despliegas un abanico de arrugas que antes no tenías tan profundas.

No permitas que estas arrugas que tanto te molestan, se queden para siempre.

Mis pacientes de botox son las más fieles, nunca hay que llamarles para una revisión, sin embargo muchas de ellas al principio tenían pánico a este tratamiento. Te lo explico en una cita informativa gratuita y sin compromiso.

El botox es el rey de los tratamientos de las arrugas de expresión.

La toxina paraliza o relaja los músculos de la mímica que a base de contraerse en el tiempo marcan las arrugas de expresión que son:

  • las del entrecejo
  • las de la frente
  • las de los ojos

En la frente procuro poner poca dosis, la justa para relajar y elevar un poco las cejas si hace falta. Además de suavizar las arrugas, mejora mucho la apariencia de la piel.

Este efecto dura entre 4 y 6 meses, pero es tal la mejoría que aporta al rostro, que las y los pacientes repiten y repiten. No hace falta llamarles, ellos llaman cuando “toca”.

Cuando una persona se lo pone por primera vez, empiezo con muy poca dosis y a medida que se va familiarizando con los resultados, me pide más. Siempre dejo que ella marque el ritmo y yo la sigo. Las arrugas del entrecejo muy marcadas ya, son las que más se resisten pero terminan por desaparecer por completo en pocas sesiones, dejando que la piel regener la cicatriz.